Asturias. Educación garantiza que se abrirán, con servicios mínimos, todos los centros

El blog de FOL de José Manuel Roca.- El Gobierno convoca para la misma jornada del paro una Mesa General para negociar la evaluación docente a la que, en principio, sólo acudirá UGT.

Era la última oportunidad para alejar el fantasma de la huelga, pero ayer la intervención del consejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, acompañado de algunos de sus más cercanos colaboradores en la gestión, no dio precisamente esperanzas. Riopedre aseguró que mañana, 1 de abril, se «garantizará a todos los alumnos el derecho a la escolarización» y se pondrán en marcha «los dispositivos necesarios para que todos los centros educativos en Asturias atiendan a los alumnos que tienen escolarizados, en condiciones adecuadas».

Por lo demás, el Consejero se reafirmó en su postura: la enseñanza asturiana tiene financiación adecuada, altos índices de satisfacción social y buenos resultados académicos. La convocatoria de huelga, dijo, llega «en un momento difícil, con dificultades para el desarrollo de la actividad económica y el empleo». Riopedre efectuó «un llamamiento a la reflexión para que se valore lo que significa una medida como ésta, con el consiguiente impacto social negativo».

La Consejería de Educación garantizó que mañana todos los centros públicos permanecerán abiertos, con servicios mínimos de profesorado de un profesor por cada tres unidades, en Infantil y Primaria; y en Secundaria, de un profesor por cada cuatro unidades. Funcionarán normalmente comedor y transporte escolar, y en escuelas hogar y centros de Educación Especial se mantendrán todos los servicios al cien por cien. La convocatoria de la Mesa Sectorial de Educación y la retirada de los planes de evaluación del profesorado, los dos puntos reivindicativos centrales de los sindicatos convocantes del paro (CC OO, Suatea, CSIF y ANPE), fueron de nuevo valorados por el Consejero. «La Administración tiene que respetar las leyes», recordó. «Es incierto que no exista un marco negociador, sino que ese marco no gusta a determinadas organizaciones que no han obtenido representación en la mesa general».

En relación con el seguimiento de la actividad profesional, conocida como evaluación al profesorado, Riopedre insistió en su «carácter experimental sin repercusiones, ni económicas ni administrativas, en los docentes», pero a la vez hizo hincapié en que «la evaluación es una exigencia irrenunciable». El Gobierno convocó para mañana, día de la huelga, una mesa general para discutir criterios de la evaluación y a la que, por parte sindical, sólo se prevé la asistencia de Fete-UGT.

lne.es