España a la cola en inserción laboral de discapacitados.

FOL 2012. El blog de FOL de José Manuel Roca. Preparador de oposiciones.- España sigue estando a la cola de inserción laboral de discapacitados pese a los últimos avances. España se encuentra a la cola de los países de la OCDE en material de inserción laboral de las personas con discapacidad, aunque esta situación está cambiando y se está avanzando mucho. Así lo reconocieron el pasado viernes los ponentes de la jornada “Generación de valor desde la acción social”, dentro del Ciclo de conferencias Fundación SERES-ESADE.
Procedentes del ámbito empresarial y académico, los participantes han explicado que, en los últimos años las empresas que más han avanzado han sido las que lo han hecho por propia voluntad y compromiso. “Se trata de empresas que no se mueven por una imposición legislativa sino por una convicción propia que hace que se implante en la cultura corporativa y tenga futuro a largo plazo”, explicaba Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE.
Sin embargo, la inclusión de este tipo de políticas en la empresa exige un esfuerzo de liderazgo y, según explicaba José María Pacheco, presidente del Grupo Konecta, “todo tiene que partir de un firme compromiso de la alta dirección, si no, es imposible que se implanten”. A lo que Juan Arena, presidente de la Fundación SERES, añadía que “es obligación de los gestores aprender a gestionar la discapacidad porque eso hace mejor a cualquier empresa y por extensión al país”.
“Integrar o no personas con discapacidad es una decisión que no se puede valorar desde el punto de vista económico o tangible”, explicaba José María Pacheco. Se trata de una decisión que ayuda a crear valor en la empresa y a concienciar y motivar a las personas por lo que desde el punto de vista de Recursos Humanos tiene consecuencias muy positivas, aunque también desde el punto de vista de la imagen de la empresa. Pero además, añadía Alberto Durán, vicepresidente primero de la Fundación ONCE, “también influye a nivel de producto ya que en muchas ocasiones la decisión de compra por parte del consumidor tiene un componente sentimental”.
Todos los ponentes coincidían en que la discapacidad es una oportunidad estratégica porque, si no, se puede perder mucho talento. Además, no hay que olvidar que un elemento común de las personas con discapacidad que se incorporan a un puesto de trabajo es que están más acostumbradas a pelear y solventar barreras que el resto de la población, y esto es algo muy positivo para una empresa.
En España hemos pasado de una cultura que ve la discapacidad como “personas a las que hay que atender” a “personas que tienen que participar en la sociedad” y esto es muy positivo. Es fundamental entender que las personas con discapacidad son personas activas que tienen que desarrollarse por completo y participar en la construcción de la sociedad.
Los datos reflejan que se está avanzando mucho en materia de empleo a personas con discapacidad ya que en el último año se incrementó un 19%, aunque es cierto que se partía de cifras muy bajas Sin embargo, existen datos muy esperanzadores ya que España es un país de los más inclusivos en materia de educación lo que, probablemente, tendrá su efecto en los próximos 10 o 15 años. “Los niños están acostumbrados a ver a otros niños que tienen discapacidad”, explicaba Alberto Durán, aunque el sistema educativo tiene que tener los medios necesarios y, en este sentido, queda aún mucho por hacer.